top of page

Android: ¿tu ‘smartphone’ fue hackeado o ya es hora de cambiarlo?



Actualmente, la ciberseguridad se ha convertido en algo imprescindible en todos los dispositivos tanto Android como iOS. Enseguida te decimos algunas señales que pueden ser indicadores de que necesitas un cambio de equipo o bien, protección adicional.


Cuatro formas de saber si tu Android fue hackeado o si es hora de cambiarlo


1. Notificaciones del sistema


Si alguna vez descargaste una aplicación fuera de Google Play o de un desarrollador desconocido y a raíz de eso tu smartphone emite sonidos o abre y cierra notificaciones cuando no está en uso, puede ser una señal de que tienes un intruso.


Ahora bien, si las notificaciones se refieren a que tienes poco espacio de almacenamiento o que necesitas actualizar tu sistema operativo para utilizar alguna aplicación pero no puedes hacerlo, solo es momento de hacer cambios.


2. Acciones inesperadas en tu Android


Por otro lado, si tu problema es que tu celular se apaga o se reinicia inesperadamente, puede deberse a dos razones: la primera es que exista una vulneración del sistema, lo cual es más probable si de pronto aparecen apps de desarrolladores extraños que no recuerdas haber instalado.


Mientras que la segunda es que la memoria RAM de tu celular está constantemente saturada, por lo que suele reiniciarse para liberarse. Si este es el caso, solo es un recordatorio de que tu equipo ha quedado en el pasado.



3. Mala calidad de las llamadas


Una de las principales señales de que fuiste hackeado puede ser la presencia de ruidos inesperados durante una llamada, tales como zumbidos o interferencia. En caso de que tu equipo sea de generaciones pasadas, más que ser una confirmación de que alguien te vigila o te graba sin tu consentimiento, puede indicar un desgaste en las bocinas.


4. Escasa duración de los datos y la batería


Por último, si notas que tu batería o que tus datos duran poco tiempo, esto puede deberse a varias razones:


Una de ellas puede ser que tengas instalado un programa malicioso, más aún si instalaste una app fuera de Google Play o si abriste un enlace desconocido. El malware consume recursos de tu celular y hace que tanto tus datos como tu batería se acaben rápidamente.


La otra razón posible es que la batería de tu Android es muy antigua, por lo que sus ciclos de carga son cada vez menos eficientes. Y en cuanto a velocidad en que se agotan tus datos, más allá de haber sufrido un hackeo, puede indicar que necesitas un Plan que se adapte mejor a tus necesidades.



En resumen, si quieres cerciorarte de que tu equipo fue o no hackeado, lo primero que puedes hacer es analizar tu smartphone con un antivirus. En caso de que el resultado salga positivo lo más recomendable es restaurar tu celular y evitar instalar aplicaciones que no provengan de Google Play.


Cabe recalcar que en caso de que tu equipo sea de generaciones pasadas, puede que no llegues a notar grandes cambios en el rendimiento.


Por eso, si quieres ver grandes cambios te invitamos a conocer los smartphones de última generación con buen rendimiento y lo último en seguridad en KENMAR.






29 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page